Logotipo Leti

diagnóstico de la leishmaniosis canina

La elevada prevalencia de la leishmaniosis en España hace que sea de vital importancia realizar un diagnóstico precoz con el fin de determinar si el perro padece la enfermedad. Así se podrá proceder a la prevención (usando antiparasitarios y vacunando frente a la leishmaniosis) en el caso de que el resultado sea negativo; o al tratamiento, si por el contrario, el diagnóstico de leishmaniosis canina es positivo.

El diagnóstico de la leishmaniosis es complicado. No existe una prueba de laboratorio que nos ofrezca por si sola un resultado inequívoco. Esta complejidad deriva del hecho de que no todos los perros portadores de Leishmania desarrollan la leishmaniosis, lo que hace necesario diferenciar muy bien los animales infectados de los animales enfermos, que son los que necesitarán medicamentos y cuidados. Por lo tanto, las técnicas directas, orientadas a detectar la presencia de la Leishmania en perros, como la PCR, no son determinantes.


Dado que la leishmaniosis se desarrolla por una respuesta inadecuada del sistema inmunológico del perro -el cual produce cantidades anormales de anticuerpos-, la parte fundamental del diagnóstico de la leishmaniosis, además de la valoración clínica del perro, debe contemplar la detección y cuantificación de estos anticuerpos.

Por esa razón, es de vital importancia la detección precoz de la enfermedad. Todos los años debes acudir al veterinario para que le haga una analítica a tu perro, preferiblemente durante la época de invierno (de diciembre a marzo).

Los animales afectados pueden tener recaídas, por lo que deben someterse a un control periódico y también a tratamientos recurrentes si es necesario.


Consulta a tu veterinario para informarte sobre el diagnóstico de la leishmaniosis.